viernes, 5 de abril de 2013

Los tres componentes para una exitosa estrategia de contenido web.

Crear un portal web efectivo es una tarea ardua para cualquier desarrollador, ya que son muchos los factores que han de tenerse en cuenta durante la creación. Es por ello que una buena estrategia de contenido tiene un papel vital para alcanzar el éxito.

Durante los últimos años la estrategia de contenido ha cobrado un fuerte impulso, cambiando la definición y la forma de trabajo. Pero ¿qué es una estrategia de contenido y que impacto tiene sobre la organización del trabajo?

Muchos expertos coinciden en que los beneficios de una buena estrategia de contenidos son abundantes. Sin embargo, la comprensión del término y la aplicación que se hace actualmente son dos cosas diferentes, por lo que vamos a analizar los tres componentes principales que nos llevarán al éxito.
  1. Creación
  2. Publicación
  3. Gestión
1. Creación
Un error común es subestimar la fase de creación. Muchos desarrolladores se centran únicamente en la parte gráfica dejando de lado buscar un contenido útil y ágil. A partir de esta primera fase ya comienza el reto. Se ha de hacer un análisis en profundidad de lo que se quiere ofrecer, como se va a ofrecer y qué busca el cliente, sin olvidar nunca el SEO (posicionamiento) y la accesibilidad del portal.

2. Publicación
Es una fase emocionante y a la vez difícil. Es muy importante no caer en la relajación, ya que nuestra estrategia de contenido aún continua. La meticulosidad en esta fase es tan importante como la fase de creación. Se ha de revisar meticulosamente todo el contenido y todos los textos de nuestra web antes de publicarla. Un mínimo error puede traducirse en que el cliente abandone la web, alejándose toda posibilidad de negocio.

3. Gestión
Aunque hayamos creado y publicado nuestra web la estrategia de contenido esta lejos de acabarse. Queda el paso vital que mantiene a la web con vida y actualizada. La gestión de los contenidos. Es un trabajo complejo pero que da excelentes resultados, manteniendo un tráfico continuo en nuestra web. Por ello, es una fase que no debe descuidarse ni dejarse en el olvido.